Enfrentando la era digital, potencialmente más grande y poderosa

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por Coral Ruiz 

La era digital es potencialmente más grande y poderosa que las precedentes pues la transformación que demanda del ser humano es mayor.

A diferencia de las anteriores, en las que se sustituían insumos físicos, tierra y mano de obra, en el cas9 de la Revolución Agrícola,  materias primas y mano de obra mecanizada durante la Revolución Industrial; la Era Digital, se basa, fundamentalmente en el desarrollo de habilidades mentales del hombre.

La Cultura Digital requiere que los “autómatas” de la Revolución Industrial se transformen en artesanos digitales; que el saber “profano” y la creatividad se revaloricen y que el conocimiento se vuelva a compartir.

“La era digital no es una revolución, sólo rompe la anomalía en que se había instalado una parte de la humanidad y recupera una forma de trabajar, participar y compartir que creíamos olvidada.”[1]

 “Vivimos en una sociedad donde lo más importante ya no es la tierra ni las materias primas, ni las máquinas e industrias, sino el conocimiento. Esto significa que el futuro de la misma pasa a depender sobre todo de la enseñanza”[2]

Para dar respuesta a estas necesidades sociales y económicas de la sociedad del siglo XXI, es necesario reformar las escuelas y la educación concebida como la transmisión de conocimientos.

El desarrollo social y económico actual exige que los sistemas educativos impulsen el desarrollo de nuevas habilidades y competencias relacionadas con las necesidades de los modelos emergentes actuales.

“La capacidad de los individuos para pensar por sí mismos y asumir la responsabilidad respecto de su aprendizaje y sus acciones descansa en el centro de este marco”[3]

La enseñanza debe buscar que el hombre sea capaz de usar sus conocimientos y habilidades con relación a los desafíos de la vida real. Un concepto de alfabetización innovador es el capacitar al estudiante no sólo, para aplicar sus conocimientos y habilidades en áreas disciplinarias clave, sino para analizar, razonar y comunicar efectivamente problemas y situaciones diversas.

La formación integral propuesta por la Dra. Montessori permite al ser humano desarrollar de manera natural estas habilidades mediante las experiencias sensoriales que realiza desde pequeño en el Ambiente Preparado.

Todas las características del material, el orden, la secuencia, el aislamiento de las dificultades y de los estímulos, el análisis de los movimientos, el control del error en

el propio material y la libre elección, constituyen elementos clave en el desarrollo de las habilidades y competencias señaladas con anterioridad.

Es importante señalar de manera enfática, que las acciones reales sobre el ambiente, no deberán suplantarse por el uso temprano de los medios virtuales ya que, por su naturaleza, requieren de una capacidad de abstracción que el niño pequeño se encuentra cimentando en sus experiencias con el mundo real.

Las instituciones educativas tradicionales deben actualizarse para promover la adquisición de las competencias requeridas para enfrentar esta realidad.

Las escuelas Montessori, por su parte, confirman su actualidad pues responden a las necesidades, siempre presentes, del desarrollo humano y fomentan la actividad libre, la creatividad, la expresión, el respeto y las experiencias que permitan al hombre desarrollarse plenamente para adaptarse a su grupo social.

“El hombre tiene nada. Él debe construirlo todo. Nada viene con el nacimiento pero a través de una actividad innata… El niño recién nacido tiene la posibilidad de desarrollarse y adaptarse a su ambiente”

Maria Montessori

 

 

[1] Freire ,Juan. http://nomada.blogs.com/diciembre , 14,2006. Consultado Junio, 1,.2011

[2]Jung Mo Sung, "Sem Fronteiras", Sao Paulo, octubre 1995. Consultado Mayo, 15,2011

[3]Ananiadou Katerina, Claro Magdalena. Working Paper 21st Century Skills and Competences for New Millennium Learners