Portfolio

Guías

Guías

El decálogo del Guía

 

El Guía será vínculo dinámico entre el material y los niños, estableciendo una atmósfera de calma y seguridad, presentando los materiales con exactitud, siendo él mismo un ejemplo. Se desarrollarán así tanto el niño como el Guía.

Será cuidador escrupuloso del ambiente manteniéndolo limpio, en orden, inmaculado, reparando a tiempo lo que sea necesario.

Actúa basado en su confianza en la potencialidad del niño, sabe que tarde o temprano cada niño mostrará su propia naturaleza.

Observa continuamente para saber cuándo algún niño necesita apoyo y cuándo proteger de interferencias su concentración.

Conoce el material y sabe qué presentar a cada niño en cada período de desarrollo.

Respeta y no interrumpe al niño trabajador; respeta y no corrige al que comete un error; respeta y observa al desocupado.

Permite que el niño actúe por él mismo, tomando en cuenta que “toda ayuda innecesaria que se da a un organismo viviente impide su desarrollo”.

Sabe cuándo intervenir y cuándo permanecer al margen. Si un niño manifiesta un comportamiento inadecuado no teme detenerlo.

Por formar parte del ambiente se viste de manera elegante, atractivo y sencillo; cuida sus sentimientos y modales Es siempre pulcro, calmado y sereno, estudia sus movimientos haciéndolos tan suaves y graciosos como le sea posible.

Es como el material mismo; una llave al mundo exterior, el niño siente su presencia, su amor, su apoyo. Cuida de no abrumarlo con un amor artificial, por el contrario, le brindará un amor que implica respeto, responsabilidad, conocimiento y compromiso.

SU MEJOR ÉXITO COMO GUÍA SERÁ PODER DECIR ALGÚN DÍA QUE LOS NIÑOS TRABAJAN COMO SI ÉL NO ESTUVIERA.

 

 

Date

22 Enero 2015

Categories

Montessori