Entrevista a el "hombre del mañana". Una niña Montessori, ahora adulta.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entrevista a el "hombre del mañana". Una niña Montessori, ahora adulta.

September 25, 2018

|

Gloria, Mammy Montessori

 

¡Hola!

 

Estoy bastante emocionada, contenta, impresionada y muchos más adjetivos de haber podido hablar con Elsa Gueilman, quien tuvo la oportunidad de conocer a la propia Maria Montessori y pasar un tiempo con ella en su clase.

 

Hoy, con sus 80 años nos cuenta cómo fue su historia siendo una niña educada con un método de lo más innovador en aquella época, y que aún lo es. Siendo instruida de manera diferente a lo tradicionalmente conocido, nos cuenta cómo ha impactado este tipo de educación a lo largo de su vida y cómo ella ha sentido la necesidad de agradecer la elección que un día hicieron sus padres sobre su educación, la misma elección que después ella hizo con sus propios hijos. 

 

A continuación podréis leer sus palabras llenas de tanto cariño, humildad y amabilidad. 

 

Foto de cuarto grado de la escuela Montessori primaria en Rotterdam, 1948.
  La chica que aparece de frente es Elsa, ocupada con la caja divisoria.
  Los pequeños recipientes negros en las mesas son de tinta, ya que escribía con pluma y tinta, ¡nada de bolígrafos todavía!, (dice Elsa)

 

Elsa Geilman
Fecha de nacimiento: 16.04.1938
Lugar de nacimiento: Barendrecht - Países Bajos

 

Nos relata Elsa: Cuando tenía 8 años, mis padres me enviaron a la escuela primaria Montessori en el centro de la ciudad de Rotterdam, Países Bajos. Eso fue en septiembre de 1946. Mi hermana, unos cuatro años mayor, asistió a esa escuela un año antes, 1945.
Terminé la escuela Montessori primaria y en septiembre de 1950, conseguí ingresar en la escuela Secundaria el Liceo Montessori, también en Rotterdam.
Dejé el Liceo Montessori después de 5 años, que aunque el tiempo hasta los exámenes estatales finales era de seis años, me dijeron que tenía que hacer el mismo curso de nuevo y no quise aceptarlo, por lo que hablé con mi profesor de dibujo y decidí ir a la Academia de Arte. Afortunadamente mis padres lo aceptaron, sin muchas obstrucciones.

 

Mammy Montessori¿Elsa, te dijeron tus padres por qué eligieron Montessori para ti, para sus hijos?

 

Elsa: El plan era enviarme en septiembre de 1942 a la escuela prescolar Montessori, a las afueras de la ciudad de Rotterdam, a unos 20 minutos en bicicleta. Mi hermana mayor estuvo allí desde septiembre de 1938 hasta mayo de 1940.
Nota: la edad de cuatro a seis años era la edad normal para la educación preescolar / "jardín de infancia" en ese momento. También se llama 'escuela Fröbel', debido a Friedrich Fröbel, el psicólogo alemán de desarrollo que introdujo una escuela para niños de 4 a 6 años con mucha artesanía y juego libre. Lo llamó: "un jardín para niños donde pueden crecer como repollo" = jardín de niños.

 

El 10 de mayo de 1940, la Segunda Guerra Mundial apareció en los Países Bajos con los intensos bombardeos en la ciudad de Rotterdam. Los alemanes ocuparon el país hasta mayo de 1945.
La guerra cambió los planes de mis padres sobre nuestra educación.
Mi hermana fue enviada a la escuela pública en el pueblo cercano para seguir la educación primaria en septiembre de 1940. Me quedé en casa por razones de seguridad hasta que tuve seis años y unos cinco meses.
En ese momento mi educación se desarrolla en el hogar, centrada en habilidades para la vida, para poder ayudar con las tareas cotidianas del hogar. Con un gran jardín, partes silvestres y un huerto, jugar y aprender fuera era fácil y divertido. Era una chica salvaje y aprendiz autodidacta, a la que le encantaba trepar a los árboles, deambular por los campos e investigar la naturaleza en todos sus diferentes aspectos. En el interior de la casa siempre había alguien que respondía mis preguntas.
A los seis años, sin ninguna experiencia escolar, me enviaron a la escuela pública. El primer año caminaba con mi hermana mayor a la escuela y regresábamos a casa juntas, así que me sentía a salvo. A menudo, la escuela estaba cerrada debido a la guerra y luego íbamos a tomar algo de comida del comedor para los niños de la escuela.


En la primera clase había una maestra muy amable. Ella me amaba y me ayudó a acostumbrarme a la escuela, que para mi era una situación similar a la prisión. Sentarse dentro durante horas en bancos de madera dura, fue un verdadero desafío para mí.

 

El segundo año, en septiembre de 1945, cuando terminó la guerra, mi hermana fue a la escuela primaria Montessori en la ciudad. Mis padres decidieron que el largo viaje diario en el transporte público en autobús era demasiado para mí tan pequeña, así que esperaría hasta el siguiente año. 

 

'Escuela pública del pueblo' - Recuerdos juveniles - 'Sé diferente' - Pinturas en textil.
Hice estas obras cuando tenía alrededor de 37 años, basadas en mis recuerdos sobre esa época. En total hay 12 láminas de 57x75 cm. 

 

Recuerdo que, durante mi último año en la escuela pública, cuando ya no estaba alli mi hermana, me hicieron bullying los muchachos agricultores dentro y fuera de la escuela y la maestra, que era una anciana soltera con severas exigencias no hacía mucho caso. Yo pequeña e inconsciente, no podía manejarlo. Mi cuerpo lo sabía y se enfermaba. Después de varios meses en la escuela, tuve mucha fiebre, así que tuve que quedarme en casa. Cuando cayó la fiebre tuve que ir a la escuela de nuevo y en pocos días la fiebre volvió de nuevo. Durante el invierno, incluso cuando tenía que ir con mi madre solo para recoger mi trabajo a domicilio, la fiebre aumentaba más.
Al final de ese año escolar, el doctor concluyó que yo estaba "enferma de la escuela" y aconsejó a mis padres que me enviaran a otra escuela.
Entonces fue cuando, en septiembre de 1946 fui a la escuela primaria Montessori. Nunca más volví a estar 'enferma de la escuela'.

 

Mammy Montessori: ¿Cuáles son algunos de tus mejores recuerdos de estar en la escuela Montessori?

 

Elsa: Cuando llegué al aula del tercer grado de la escuela primaria Montessori, nunca había ingresado a un aula preescolar. Esta sala estaba al lado del aula principal, con la puerta abierta a menudo, para que los niños más pequeños pudieran visitar y aprender de los mayores y los mayores pudieran regresar cuando sintieran la necesidad. Pasé los primeros meses regularmente en el aula prescolar y allí mi mejor recuerdo y material de aprendizaje más apreciado fue la caja de clasificación de colores:

 

A tu izquierda, el nuevo cuadro de clasificación de colores. ¡En mi época, la caja de selección de colores contenía carretes de hilo de seda, suaves de tocar y ¡colores tan vivos! No podía dejar de jugar con eso :) 

 

Otros entrañables recuerdos del tercer grado, aunque no tengo muchos recuerdos de ese año:
- El ejercicio de silencio. La maestra cerraba las cortinas y nos pedía que guardásemos silencio y simplemente, escuchamos el silencio. Cuando todos callaban, tras unos minutos la maestra dejaba caer un pequeño alfiler de metal sobre la mesa y yo, ¡estaba tan emocionada de escuchar ese sonido!.
- Jugar en los areneros.
Geografía, aunque no recuerdo por qué fue tan agradable.


Mis mejores recuerdos de Secundaria en el liceo Montessori:

 

La semana temática: una vez al año donde toda la comunidad escolar trabajaba sobre el mismo tema.Recuerdo muy bien la 'Semana del mar' y la 'Semana de Francia'. Al final teníamos un día abierto para los padres donde presentábamos nuestros resultados. En la tarde del último día había una fiesta en la escuela.

 

El piano en el primer piso, donde un estudiante, que se convirtió en un famoso pianista de jazz años después, jugaba siempre durante el almuerzo y después de la escuela en este.

 

Lecciones de biología y trabajando juntos en el jardín de la escuela. Me dieron la tarea de investigar y contarles a mis compañeros de clase cuáles eran malas hierbas y cuáles eran plantas buenas para cultivar en el jardín. Lo aprendí bien mediante la observación en la naturaleza y en nuestro jardín de vegetales y flores, fue muy emocionante.

 

El musical anual escrito y dirigido por el profesor de música. Los ensayos, el diseño y la fabricación de las alas en el podio, el vestuario, todo era tan emocionante.Tocamos varias veces para el público en un pequeño teatro fuera de la escuela. Dos veces toqué mi parte.

 

- Las "horas de piscina", le llamábamos. Tiempo libre para trabajar en varias aulas que estaban conectadas con puertas correderas. Las puertas estaban abiertas durante ese tiempo y varios maestros estaban disponibles para ayudar cuando era necesario.Varios grupos tenían al mismo tiempo 'Piscina', por lo que también podría trabajar y compartir con estudiantes de otros grupos.

 

- Y por último pero no menos importante, las lecciones de dibujo y el salón de dibujo. Aquí me sentí como en casa y la maestra fue mi maestra y mejor amiga. Cuando tuve problemas, ella siempre estuvo ahí para mí.

 

Mammy Montessori: ¿Cuál fue el material Montessori que más te llamó la atención? A parte de la caja de gama de colores.

 

Las figuras geométricas cuadradas. Me encantaba dibujar el perímetro en un papel blanco cuadrado pequeño y coloreaba cuidadosamente la forma interior.


El material geográfico y de historia me atraía mucho, estuve trabajando en eso bastante tiempo.
Recuerdo bien que mi maestra me dijo que también tenía que trabajar en mis otras tareas, como la gramática y hacer sumas.

En el liceo Montessori no teníamos mucho material Montessori, ya que era secundaria. Había una biblioteca y recuerdo el aula de ciencias donde podíamos hacer pruebas y experimentos nosotros mismos.


La rectora del liceo también fue nuestra directora y ella fue quien mantuvo la relación con los otros liceos. Hubo y hay una base de coordinación de, en ese momento, cinco liceos Montessori. El enfoque de los liceos era seguir los titulares de las ediciones del estudio dadas por el ministro de educación del gobierno, así que los estudiantes podrían hacer los exámenes de entrada de la universidad al final de su estudio, a pesar de haber asistido a un colegio de educación Alternativa.


La propia Maria Montessori se involucró en el desarrollo de la educación secundaria Montessori. Una vez, cuando yo estaba en el segundo grado del liceo, ella hizo una visita informal a nuestra escuela para tener una charla con nuestra rectora. La recuerdo, porque entré en el pasillo de la entrada principal, cuando de repente entró una señora anciana y con cara amigable amigable. Le pregunté quién era y una de las maestras me dijo, "pero si es ¡María Montessori!". A menudo teníamos invitados, por lo que en ese momento no me pareció algo muy especial. Más tarde, ese mismo día, ella vino a nuestra aula para hablar con nuestra maestra y pudimos pasar tiempo con ella.

 

Mammy Montessori¿Cómo siente que Montessori ha impactado académica, emocional y psicológicamente en su vida?

 

"Soy una niña Montessori": así es como se siente y lo que digo cuando alguien me pregunta sobre mi educación. Sin las escuelas Montessori, creo que debería haber sido una niña perdida.


Por otro lado, ciertamente me doy cuenta de que mis primeros seis años sin educación formal me han dado la oportunidad de desarrollarme a mi manera y en mi propio espacio. Ya de pequeño quería hacer las cosas yo misma sin ayuda y era obstinada. Aprendí de la experiencia y probando cosas. Podría seguir mi interés y curiosidad sin la interferencia de adultos. De esa manera, ya había desarrollado un enfoque independiente y no perdí mi mente abierta y creatividad durante esos años.
Esto también fue posible porque mis padres tenían una visión humanista de la vida y de la educación. Aunque mi madre tenía valores y normas estrictas y establecía límites, ella veía a cada niño como único con sus propias cualidades y desafíos.
Mi educación Montessori me dio la posibilidad de desarrollarme más a mi manera.
Las fallas fueron y siempre son desafíos para descubrir más y volver a intentarlo, sin darte por vencido.
"No puedo arreglarlo todavía" o "hay otras formas de alcanzar mi objetivo" ha sido y aún es mi punto de vista.

 

Nota: - la única dificultad que tuve con mi historial educativo fue que no recibí mi diploma de la escuela secundaria Montessori, porque me fui antes por mi propia elección. No me afectó en mi carrera, pero sí emocionalmente.
Hasta hace unos 7 años, regularmente soñaba que estaba en la escuela nuevamente para trabajar y poder obtener mi certificado. La última vez recuerdo que me pregunté en mi sueño: "¿Necesito ese papel ahora?". La respuesta fue "NO" y me alejé. Desde entonces no volví ha soñar más con este tema.
Ahora me doy cuenta de que este hecho me hizo dudar de mi inteligencia por mucho tiempo; Pensaba que no soy tan inteligente. Mi hermana es más inteligente, porque ella fue a la universidad y mis padres esperaban lo mismo de mí. Cuando mi hija pensaba detenerse antes de sus exámenes finales, mi propia experiencia fue muy útil para ayudarla a realizar los exámenes. Ella lo hizo y tuvo éxito.

 

Como niña Montessori, aprendí a escuchar bien mi voz interior. Cuando mi corazón no cantaba más durante lo que estaba haciendo, cambiaba mi ocupación. (Por lo tanto, tengo una trayectoria laboral y educativa peculiar :) )
Uno de los aspectos más importantes que me dió esta filosofía es que me convertí en un aprendiz de por vida. Por ejemplo: hace ocho años comencé a aprender mecanografía y cómo usar un ordenador. Antes todos mis documentos eran escritos a mano. Cuando era necesario, le llevaba al secretario de mi trabajo los papeles que yo había escrito  para que él lo pudiera pasar a ordenador por mí, me ayudaba mucho.


En este momento, a mis 80 años sigo aprendiendo mucho debido a mi trabajo como voluntaria en Nepal, en la Escuela Sapana. Esta escuela está centrada en los niños y abrió sus puertas en mayo de 2016. Por el momento, la escuela tiene 30 estudiantes de entre 2,5 y 6 años de edad. Soy consejera, entrenadora, supervisora y formadora. Por lo tanto, leo mucho sobre la última investigación de aprendizaje a través del ordenador y cómo funciona el cerebro. Y así te encontré, gracias a que aprendí cómo manejar las redes sociales y toda la información que se puede encontrar en ellas. 

 

(Mammy Montessori: Para mí, una suerte haberte encontrado y escuchar fascinada tus palabras)


La escuela de Sapana usa materiales Montessori y el enfoque se centra en lo que realmente quería Maria Montessori. Su lema: "apóyame para hacerlo yo mismo".
Cada año viajo a Nepal para hacer este trabajo. Este año y el próximo estaré allí por dos meses.

 

Mammy Montessori: ¿Tuviste que ser transferido de una escuela Montessori a una tradicional? ¿Cómo fue el cambio y cómo lo sentiste?

 

El primer cambio fue a la Academia de Arte, que tenía un enfoque muy tradicional y centrado en el profesor. Como realmente quería seguir esos estudios, hice todo lo que podía para manejar ese tipo de enseñanza, aunque traté de sugerir y cambiar ciertas formas de hacer las cosas en la Academia hablando en reuniones con los profesores e incluso con el director. Hice algunos actos de rebelión y como los estudiantes eramos más o menos adultos, de 17 a 25 años, pues no les pedirían a los padres que firmaran el típico formulario por no asistir a clase. 
Encabecé algunos actos con mis compañeros que me llevaron a tener una conversación muy seria con nuestro director. Afortunadamente escuchó mis explicaciones y en el tercer año de mis estudios cambiaron muchas reglas y los estudiantes obtuvieron más responsabilidad. Estoy seguro de que tuve el valor de hacerlo debido a mi educación Montessori.
La segunda vez fue cuando estaba haciendo dos formaciones en el nocturno a tiempo parcial para adultos. Tenía alrededor de 34 años, estaba casada y tenía dos hijos. Me pidieron que enseñara en la escuela de mis hijos, pero el inspector de la escuela me dijo 'no', porque no tenía una licencia de maestro. ¡Fue una experiencia terrible e instructiva! En ese momento comprendí por completo el efecto de la educación tradicional y centrada en el docente.
Debido al apoyo de mis hijos, que actúan como mi caja de resonancia, obtuve mis dos licencias.

 

Mammy Montessori: ¿Elegiste también una escuela Montessori para tus propios hijos, por qué?

 

Efectivamente, elegí la educación Montessori para mis hijos tan pronto como vivimos en un lugar cercano a esa escuela, porque sabía que esta era una de las mejores bases para el éxito y la felicidad en la vida, independientemente de sus elecciones futuras.
Para la etapa prescolar, probé la 'Escuela libre' basada en los principios de Rudolf Steiner / Escuela Waldorf. Era menos libre de lo que quería para mis hijos y cuando nos mudamos a otro lugar decidimos enviarlos a la escuela pública cercana, para que los niños pudieran hacer amigos en nuestro vecindario. Nos mudamos nuevamente por un corto tiempo y encontramos una escuela de mente bastante abierta para los niños.
Cuando nos instalamos en una pequeña ciudad en la que había un liceo Montessori los matriculé en la escuela primaria pública que tenía conexión con este liceo.
En todo este recorrido hice todo lo posible para dar a mis hijos la libertad de ser ellos mismos en casa, estimular su creatividad y apoyar su independencia. Conocía el resultado de la educación clásica y centrada en el profesor en el desarrollo de los niños según mi propia experiencia y la observación de otros niños, por lo que quería evitar eso para mis hijos.

 

Mammy Montessori: ¿Qué sería algo útil que los padres y maestros de Montessori deben saber sobre lo que significa para un niño estar en un programa Montessori?

 

Yo lo diría al revés. Contadles a los padres qué puede hacer el sistema educativo tradicional con los niños. La educación que se entiende socialmente como"normal" está destinada a entrenar la obediencia, aprender lo que otros quieren que sepas y repetir lo que otros consideran importante. Es contrario a la naturaleza de los niños sentarse durante horas y escuchar a los maestros que les dicen qué hacer. A continuación una viñeta bien conocida y con mucha verdad en ella.

 

 La necesidad intrínseca y la motivación para aprender se suprime y se reemplaza por la motivación externa con castigos y recompensas. Y los exámenes son para todos los niños iguales, sin importar su forma de aprendizaje o capacidades. 

Lo más importante que los padres y maestros tienen que saber es que cada niño es único y merece toda su atención y apoyo para seguir su camino o desarrollo.
La educación Montessori está destinada a entrenar a los niños para que se conviertan en seres humanos independientes y creativos que puedan resolver problemas, tener una mente abierta, puedan asumir responsabilidades y respetar a otras personas, a todos los seres vivos y al medio ambiente.
Junto a esto, el enfoque de que es importante que padres y maestros trabajen juntos para hacer una situación fluida entre la escuela y el hogar. Por lo tanto, intercambiar hechos de observación libres de valores es muy importante. Los padres y maestros deben conocer sus propios sentimientos, deseos y prejuicios.
Permítanme decirlo simple: el enfoque Montessori es una forma de vida y no un sistema.
Para un niño es importante sentirse seguro, respetado y escuchado. Junto a esto, los niños florecen cuando los adultos les dan espacio para jugar y aprender con libertad. Jugar y aprender tiene el mismo significado para los niños. Cuando los adultos intervienen regularmente haciendo preguntas, dando una pequeña lección o haciendo comentarios, los niños se ven obstaculizados para mantenerse en el flujo que tienen cuando se concentran en su ocupación.
Cuando los maestros Montessori saben esto y están capacitados, los niños aprenden de forma natural.

 

Mammy Montessori: Alguien, en mi página de Facebook, Mammy Montessori,  me hizo una gran pregunta. Se preguntaban si los niños con una educación Montessori tienen dificultades para adaptarse a la vida, a un lugar de trabajo. En otras palabras, ¿es difícil seguir un cronograma, plazos, etc. cuando has tenido tanta libertad de actuación, incluso con tu propio horario?

 

Los niños Montessori no tienen ningún problema con la planificación y con la adaptación a los horarios, porque han aprendido a planificar su propia ruta de aprendizaje y se sienten responsables del progreso de su trabajo.
Han desarrollado inteligencia social y emocional. Han aprendido a responsabilizarse también de determinadas tareas, su entorno y a cooperar con los demás de forma democrática.
Cuando encuentren el lugar de trabajo correcto, serán empleados valiosos con mente abierta y nuevas ideas, que trabajarán arduamente.

En una estructura jerárquica, pueden tener algunos problemas cuando están infravalorados y no pueden usar plenamente sus capacidades; y se pide obediencia ante lo que no ven lógico.

 

Mammy Montessori: Los libros de Montessori se refieren la mayor parte del tiempo al "futuro niño", "los hombres del mañana" ... niños de las escuelas Montessori que van a ser importantes para lograr un mundo mejor, un mejor lugar para vivir. Ahora, como adulto que estuvo estudiando bajo esta filosofía, ¿cómo te sientes al respecto? ¿Sientes que has trabajado algunos aspectos de una manera diferente que te hace diferente de otros niños?

 

 ​Mi hija y mi nieto. Ella, también como niña Montessori,

sabe que "el mundo se convierte en lo que enseñamos".

 


Cuando observamos de cerca todas las formas de educación no convencional, como Wild Schooling, escuelas impulsadas por niños y democráticas como la escuela del valle de Sudbury y las escuelas Montessori, todas tienen ciertos aspectos en común: los cuatro objetivos principales o pilares de la educación necesarios para alcanzar un cambio en el mundo.
En el informe de la UNESCO escrito en 1996 llamado: "El tesoro del interior" de Jacques Delors, los cuatro objetivos o pilares de la educación del siglo 21 se formularon por primera vez.
Los cuatro pilares son:


  1. Aprender para saber: significa aprender a adquirir conocimiento, comprender y utilizar el proceso de aprendizaje de manera efectiva.
    2. Aprender a hacer- significa aprender a traducir el conocimiento en práctica y práctica en conocimiento - para hacer o inventar cosas.
    3. Aprender a ser - significa aprender quién eres y desarrollar habilidades personales, también para desarrollar habilidades emocionales y sociales para comunicarse eficazmente con uno mismo y con los demás y así cooperar
  2. Aprender a vivir- significa aprender a integrar todo este conocimiento para establecerse, para proporcionar su propio sustento, para vivir una vida sana y satisfactoria, una preciosa vida humana.

 

Todos los niños que han seguido o siguen una educación basada en estos cuatro pilares son los niños del futuros; están preparados para un mundo cambiante con muchos desafíos. Y estas personas harán los cambios necesarios para un mundo mejor para todos. Libertad y paz, democracia y justicia social, conciencia ecológica y cuidado para nuestro planeta La Madre Tierra, porque ellos están conscientes de lo que realmente sucede. Son conscientes del hecho de que somos interdependientes entre nosotros en nuestra aldea global y que cada acción influye en todas las demás. 

 

Y aquí concluye este especial regalo que nos hace Elsa, que con su perspectiva como niña Montessori nos muestra el valor de la educación y lo importante que es seguir al niño y darle oportunidad de mejora. Que tras su largo recorrido y su lucha diaria por conseguir nuevos retos ha podido comprobar todos aquellos aspectos que escribe Marí Montessori y que ella corrobora con su ejemplo.

 

Este método, filosofía, forma de vida es real y sus resultados también lo son.

 

Mammy Montessori