Pre­gun­tas frecuentes

1. ¿Qué nive­les abarca la edu­cación Montessori?

  • Nido (Infantes que aún no caminan)
  • Comu­nidad Infan­til (De que cam­i­nan a los 3 años)
  • Casa de los Niños (Preesco­lar de los 3 a los 6 años)
  • Taller I (1º, 2º y 3º de Primaria)
  • Taller II (4º, 5º y 6º de Primaria)
  • Taller III (1º, 2º y 3º de Secundaria)
2. ¿Qué debo esperar de las insta­la­ciones de una escuela Montes­sori?

Las insta­la­ciones en gen­eral deben ser dig­nas para los niños. Con­tar con seguri­dad, ilu­mi­nación nat­ural, ven­ti­lación, buen man­ten­imiento e higiene. Deben con­tar con la doc­u­mentación cor­re­spon­di­ente que avale la super­visión de las autori­dades públi­cas cor­re­spon­di­entes sobre uso de suelo, pro­tec­ción civil, incor­po­ración, etc.

3. ¿Cómo deben ser los salones de una escuela Montes­sori?

Los salones se lla­man ambi­entes prepara­dos y son espa­cios orga­ni­za­dos cuida­dosa­mente para que el niño desar­rolle sus propias habil­i­dades. El ambi­ente externo es el patio o jardín, y el interno es donde encon­trará el mate­r­ial de desar­rollo Montes­sori.

Un ambi­ente Montes­sori debe ser un lugar amplio, orde­nado, estético, sim­ple, “real”, donde cada ele­mento tenga su razón de ser en el desar­rollo del niño. Lo que en el se encuen­tre y sea para los niños debe estar pro­por­cionado a su medida, con estanterías bajas y dis­tin­tas medi­das de mesas y sil­las donde puedan sen­tarse indi­vid­ual­mente o en gru­pos.

El ambi­ente está sub­di­vi­dido en áreas temáti­cas donde se expo­nen los mate­ri­ales y la bib­li­ografía cor­re­spon­di­entes, que les per­mi­tan gran lib­er­tad de movimiento.

El ambi­ente debe pro­mover la inde­pen­den­cia del niño en la explo­ración y el pro­ceso de apren­dizaje; así, la lib­er­tad y la autodis­ci­plina hacen posi­ble que cada niño encuen­tre activi­dades que dan respuesta a sus necesi­dades evolutivas.

4. ¿En qué con­sis­ten los mate­ri­ales Montes­sori?

Los mate­ri­ales Montes­sori se cono­cen como mate­ri­ales de desar­rollo porque están dis­eña­dos cien­tí­fi­ca­mente y tienen un propósito inteligente y especí­fico. Dan la posi­bil­i­dad de realizar grad­ual­mente ejer­ci­cios con mayor difi­cul­tad y may­ores retos como: bas­tarse a sí mis­mos, seguir un orden, secuen­cia, adquirir con­trol, coor­di­nación y refi­namiento de movimien­tos, aumen­tar perío­dos de con­cen­tración, desar­rol­lar el sen­tido de respon­s­abil­i­dad e inde­pen­den­cia.

Deben ser exac­tos, pre­cisos, reales y lavables. Se uti­lizan vasos de vidrio, cubier­tos metáli­cos y todo aque­llo que encon­tramos en la vida diaria, pro­por­ciona­dos a la talla de los niños.

Los mate­ri­ales Montes­sori per­miten al pequeño des­cubrir, exper­i­men­tar y darse cuenta de los errores. Van desde lo más sen­cillo hasta lo más com­plejo, y de lo más con­creto a lo más abstracto.

Están elab­o­ra­dos para dar­les conocimien­tos especí­fi­cos, preparar­los para un futuro apren­dizaje, desar­rol­lar habil­i­dades para ele­gir alter­na­ti­vas, resolver prob­le­mas y favore­cer su desar­rollo integral.

5. ¿Cuán­tos alum­nos y guías debe haber por ambi­ente Montes­sori?

Siem­pre depende del espa­cio, la can­ti­dad de niños y sus edades:

  • En Nido debe haber una relación mín­ima de un adulto por cada 4 niños.
  • En Comu­nidad Infan­til, dos adul­tos por cada 15 niños.
  • En Casa de los Niños, una guía tit­u­lar por 25 niños.
  • En Taller I y II, una guía tit­u­lar por 25 niños.
  • En Taller III, debe haber pro­fe­sores para las difer­entes mate­rias y tit­u­lares por grupo.
6. ¿Cuál es el rol del Guía Montes­sori?

En el sis­tema Montes­sori los maestros(as) tit­u­lares de grupo se lla­man Guías. El rol de un Guía Montes­sori es el de ser un facil­i­ta­dor del apren­dizaje. Debe cono­cer las eta­pas del desar­rollo del niño y desar­rol­lar en sí mismo la capaci­dad de obser­var, analizar y sen­si­bi­lizarse para com­pren­derlo y seguirlo en cada paso.

Un Guía Montes­sori, además de la trans­misión de conocimien­tos, tiene como fun­ción la for­ma­ción de sus alum­nos a través del enfoque Montessori:

  • Acom­paña al alumno en el camino de autode­sar­rollo des­per­tando su espíritu e imaginación.
  • Alienta el deseo nat­ural de independencia.
  • Refuerza su autoestima.
  • Desar­rolla la bon­dad y cortesía, así como la autodisciplina.
  • Guía al niño para que aprenda a observar.
  • Motiva su interés por la cul­tura y las ciencias.
  • Com­prende que cualquier ayuda innece­saria es un obstáculo para el desar­rollo del niño.


7. ¿Qué for­ma­ción debe tener el per­sonal de una escuela Montessori?

El Guía Montes­sori es un maestro(a) espe­cial­izado que para obtener su acred­itación Montes­sori debió cumplir cuando menos con dos for­ma­ciones: la primera como pro­fe­sional de acuerdo al nivel con el que tra­baje (Puer­icul­tor, Licen­ciatura en Preesco­lar, Pri­maria, Ped­a­gogía, Edu­cación Espe­cial, o afín); y la segunda, el Entre­namiento Montes­sori cer­ti­fi­cado por un Cen­tro autor­izado: AMS, MACTE, AMI.

  • Asimismo debe ser parte de su for­ma­ción la obser­vación, planeación, respeto y amor por los niños, el gusto por el apren­dizaje, y sobre todo, su vocación por la filosofía Montessori.
  • En el caso de mae­stros de segundo idioma, Edu­cación Física, Edu­cación Artís­tica y otros, debe con­tar con la acred­itación ofi­cial cor­re­spon­di­ente que avale su preparación y conocimien­tos. Es deseable que conozca y coin­cida con la filosofía Montes­sori, y cuente con alguna preparación o actu­al­ización Montessori.

8. ¿Cómo puedo saber si una escuela es real­mente Montes­sori?

Dado que en nue­stro país no es posi­ble reg­u­lar legal­mente la aut­en­ti­ci­dad de un sis­tema educa­tivo y que “Montes­sori” no es una patente ni una fran­qui­cia, resulta indis­pens­able tener cierto conocimiento para obser­var y saber qué pre­gun­tar cuando se visita una escuela.

Será impor­tante obser­var las insta­la­ciones, los ambi­entes, el mobil­iario, el mate­r­ial y el trato con la per­sonas que nos reciben, así como pre­gun­tar acerca de la forma en la que se lleva el sis­tema, la for­ma­ción del per­sonal, si reciben super­visión o asesoría, qué tipo de actu­al­iza­ciones tienen, cómo estruc­turan los gru­pos, entre otras cuestiones.

Esper­amos que después de leer esta sec­ción de Pre­gun­tas y Respues­tas cuenten con mejores argu­men­tos para tomar deci­siones infor­madas.

9. ¿La escuela debe estar afil­i­ada a la SAMAC y/​o a la Asso­ci­a­tion Montes­sori Inter­na­tionale?

La afil­iación a la SAMAC y/​o a la AMI es per­sonal en nue­stro país y no se extiende a gru­pos, insti­tu­ciones o escue­las.

10. Otras cosas que debe saber:

  • En cada ambi­ente existe una mez­cla de edades. El aula Montes­sori reúne niños de tres edades dis­tin­tas: menores de 3 años, de 3 a 6 años, de 6 a 9 años, de 9 a 12 y de 12 a 15 años, aprox­i­mada­mente. Las “salas integradas” favore­cen la coop­eración espon­tánea, el deseo de apren­der, el respeto mutuo y la incor­po­ración pro­funda de conocimien­tos a través del ejer­ci­cio de enseñar a otros.
  • A par­tir de Casa de los Niños es impor­tante que los gru­pos no sean menores a 25 alum­nos para que haya una real retroal­i­mentación e independencia.
  • En Comu­nidad Infan­til y Casa de los Niños el tra­bajo suele ser indi­vid­ual; con­forme cre­cen, y sobre todo en Taller, la mayor parte del tra­bajo es en pequeños grupos.
  • El nivel con mayor can­ti­dad de mate­r­ial de desar­rollo Montes­sori es Casa de los Niños.
  • Lo más común en Comu­nidad Infan­til y Casa de los Niños es que el refrige­rio sea pro­por­cionado por los padres de familia para todo el grupo, com­par­tiendo esta tarea durante el ciclo esco­lar; en Taller, los niños deben empezar desde su casa a hac­erse cargo de su pro­pio refrigerio.
  • Lo ideal es que en los ambi­entes de Comu­nidad Infan­til y Casa de los Niños se con­sid­eren 3m2 por niño para que puedan moverse libremente.
  • El mate­r­ial debe estar orde­nado por áreas de trabajo.
  • Si un mate­r­ial se daña debe reti­rarse hasta ser reparado o repuesto.
  • El tér­mino de “tra­bajo” es muy apre­ci­ado y tiene una con­no­tación positiva.
  • A las reglas se les lla­man límites; cuando se rebasan los límites hay con­se­cuen­cias lóg­i­cas. No se mane­jan pre­mios ni castigos.
  • Se favorece una relación hor­i­zon­tal entre adul­tos y niños, así que sin perder la gra­cia y cortesía, todos nos lla­mamos por nue­stro nombre.
  • El sis­tema Montes­sori no se con­trapone con la nece­saria incor­po­ración a la Sec­re­taría de Edu­cación Pública para avalar los estu­dios realizados.
Algu­nas fuentes de consulta:
  • ¿Qué es el método Montessori?

Daniel Oscar Rodríguez Bog­gia (Edu­cador Espe­cial­izado y Logopeda)

http://​www​.espa​ci​ol​o​go​pe​dico​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​2​.​a​s​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​196

  • Prin­ci­p­ios Bási­cos del Montessori

José Anto­nio Martínez

http://​www​.espa​ci​ol​o​go​pe​dico​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​2​.​a​s​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​197

  • Algu­nas pre­gun­tas fre­cuentes acerca del método Montessori

Daniel Oscar Rodríguez Bog­gia (Edu­cador Espe­cial­izado y Logopeda)

http://​www​.espa​ci​ol​o​go​pe​dico​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​2​.​a​s​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​198

  • Plan de Estu­dios del Montessori

José Anto­nio Martínez

http://​www​.espa​ci​ol​o​go​pe​dico​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​2​.​a​s​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​199

  • Biografía de María Montessori

José Anto­nio Martínez

http://​www​.espa​ci​ol​o​go​pe​dico​.com/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​2​.​a​s​p​?​i​d​_​a​r​t​i​c​u​l​o​=​200

  • Algu­nas com­para­ciones entre el Método Montes­sori y el tradicional

Amer­i­can Montes­sori Soci­ety; Tra­ducido por la Dra. Marina Grau

http://​www​.edu​car​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​m​e​t​o​d​o​m​o​n​t​e​s​s​o​r​i​.​a​s​p

  • Método Montes­sori

María de la Luz Acuña Fernández

http://​www​.uni​ver​si​dad​abierta​.edu​.mx/​B​i​b​l​i​o​/​A​/​M​E​T​O​D​O MONTESSORI

Ma de la LUZ Acuna.html


leer 40307 times Last mod­i­fied on Thurs­day, 26 Feb­ru­ary 2015 06:35
Mas en esta cat­e­go­ria: « Ambi­ente preparado